Globered
Consigue tu propia página web

businessmanagement

0 0 0

LA CONTRATACIÓN ESTATAL, UNA MIRADA

Por: edwinsanchez | Publicado: 15/03/2011 02:48 | | #Cont:2

LA CONTRATACIÓN ESTATAL, UNA MIRADA

Artículo

  

 Edwin Humberto Sánchez Castaño

 

Bogotá D.C., 20 de abril de 2010

 
LA CONTRATACIÓN ESTATAL, UNA MIRADA

 

Por

  Edwin Humberto Sánchez Castaño*

 

RESUMEN

 

El presente ensayo pretende dar una mirad tangencial de la situación de la organización social colombiana, desde un perspectiva cultural, como elemento fundamental de cambio en la sociedad, que contribuye al cambio de los sistemas sociales, económicos y políticos, haciendo un acercamiento del tema de las organizaciones que aprenden desde la visión de Leonardo Schvarstein, en su libro La inteligencia social de las Organizaciones, pasando por una análisis de las paradojas sociales, el arraigo cultural que han dejando los conflictos colombianos como contribución a las organizaciones sociales colombianas desde el plano de organización inteligente y por último la gestión del gobierno corporativo de las diferentes organizaciones como contribución a satisfacer las necesidades sociales básicas del colombiano.

 

PALABRAS CLAVE: Prestatario, Prestadores, Gobierno Corporativo, Necesidades Sociales Básicas, Cooperación, Competencia, Red.

 

ABSTRACT

 

This paper intends to give a tangential look the situation of the Colombian social organization, from a cultural perspective, as a fundamental change in society, that contributing with the element of change of social systems, economics and political, making an approach the topic of learning organizations since the vision of Leonardo Schvarstein, in his book Social Intelligence Organizations, going through a analysis of the social paradoxes, cultural roots that have left the Colombian conflict as a contribution to Colombian social organizations from the organizational level and finally intelligent management of corporate governance in different organizations as a contribution to meeting basic social needs of the Colombian.

 

KEY WORDS:  Fiscal Policy, Public Spending, Taxes, Public Debt. 

  

LA CONTRATACIÓN ESTATAL, UNA MIRADA

 

“Espero tener siempre suficiente firmeza y virtud para conservar lo que considero que es el más envidiable de todos los títulos: el carácter del hombre honrado.” 

 

George Washington.

 

I.       INTRODUCCIÓN

 

Para hacer una reflexión de los sistemas de contratación estatal colombiana, entendida esta únicamente en el sector público, ya que el sector privado tiene la capacidad de hacer sus propios manuales y procedimientos de contratación, es necesario recurrir a los procedimientos y normatividad de contratación vigentes en Colombia, además se hace necesario explorar el contexto social y cultural de pueblo, en cuanto al ámbito de la honradez y la honestidad desde la conciencia social especialmente, se puede iniciar con un análisis de la conducta humana, para posteriormente mirar el entorno de la misma contratación y concluir con una perspectiva analítica y crítica sobre la contratación estatal colombiana.

 

Con este artículo se pretende hacer una reflexión a la normatividad colombiana en cuanto a contratación estatal, mediante la revisión de la Ley  80 del 28 de octubre de 1993 y la Ley 1150 del 16 de julio de 2007, documentos rectores de la contratación en la administración pública y mecanismos de eficiencia y transparencia sobre la contratación con recursos públicos, desde donde se haga una crítica constructiva para un mejor entendimiento del modelo que garanticen la correcta utilización de los recursos estatales en beneficio del pueblo colombiano.

 

II.      LA CONTRATACIÓN ESTATAL

 

La contratación estatal siempre ha sido un tema delicado dentro de la administración pública, puesto que los antecedentes demuestran que han existido casos, no muy aislados, donde los funcionarios públicos se ven comprometidos en casos de corrupción, los cuales van en detrimento del patrimonio público y por consiguiente afectando el bienestar y desarrollo de programas que beneficien a la población en general, para tal caso, es necesario dar una mirada del por qué se ha creado la normatividad que emite reglas y principios que permiten una correcta administración de los contratos de las entidades estatales.

 

1.  NORMATIVIDAD

 

En la actualidad Colombia tiene vigente la Ley 80 del 28 de octubre de 1993, la cual en su artículo 1° menciona su objeto el cual es la de “disponer las reglas y principios que rigen los contratos de las entidades estatales” (REPÚBLICA DE COLOMBIA - GOBIERNO NACIONAL, 1993), en ella se pretende dar las herramientas necesarias para que los servidores públicos del estado, contraten de manera eficiente y transparente los bienes y servicios necesarios en las entidades estatales para su normal funcionamiento y cumplan con la misión de cada una de ellas.

 

Entre los apartes que encontramos en esta ley, se puede resaltar aquellos relacionados con los fines de la contratación estatal, que se centran en la “continua y eficiente prestación de los servicios públicos y la efectividad de los derechos e intereses de los administrados” (REPÚBLICA DE COLOMBIA - GOBIERNO NACIONAL, 1993), que tiene como fin particular el cumplimiento de la función social que deben garantizar todas las actuaciones de sus funcionarios.

 

De igual forma, se encuentra un aspecto importante que destaca la condición humana que debe tener el funcionario público, en cuanto a los principios de la contratación estatal que tiene que ver con la actuación y comportamiento de las personas que intervienen en dichos proceso, son los principios de la contratación estatal, ellos son: transparencia, economía y responsabilidad, en ellos están inmersos comportamientos como la regulación de la conducta, las reglas de interpretación, los principios generales del derecho y os particulares del derecho administrativo.

 

1.1      Principio de la transparencia

 

Este principio tiene relación directa con el proceso mismo para la escogencia del contratista, el cual está definido de acuerdo licitaciones o concursos públicos, salvo unas excepciones como las cuantías, empréstitos, interadministrativos, prestación de servicios, arrendamiento o adquisición de inmuebles, urgencia manifiesta, declaración de desierta, cuando falte voluntad de participación, bienes y servicios para la defensa y seguridad nacional, cuando no haya pluralidad de oferentes, cuando se compre en la bolsa de productos agropecuarios, prestación de servicios de salud, actividades comerciales de las empresas industriales y comerciales estatales y de las sociedades de economía mixta, en la cual no se va a entrar en detalle, ya que el interés no es repetir la Ley, sino comprenderla de una manera amplia y analítica.

 

1.2      Principio de economía

 

Dicho principio tiene relación directa con “la selección objetiva de la propuesta más favorable” (REPÚBLICA DE COLOMBIA - GOBIERNO NACIONAL, 1993), en el cual se destacan varios apartes como la escogencia de la propuesta que más beneficios le otorgue al contratante, que los procesos sean austeros en tiempo, medios y gastos que ocasionen inconvenientes en la ejecución del contrato.

 

1.3    Principio de responsabilidad

 

El principio de la responsabilidad tiene como objeto el cumplimiento de los fines de contratación, a responsabilizar al servidor público por sus actuaciones y/u omisiones en los requisitos y pasos que se deben tener en cuenta en los tramites que se adelantan en la contratación pública.

 

 

Pasando a otra normatividad relacionada con la contratación estatal, se hace mención a continuación de la Ley 1150 del 16 de julio de 2007, con “la cual se introducen medidas para la eficiencia y la transparencia en la ley 80 de 1993 y se dictan otras disposiciones generales sobre la contratación con recursos públicos”. (REPÚBLICA DE COLOMBIA - GOBIERNO NACIONAL, 2007).

 

En ella se destacan algunas modificaciones a la Ley 80 de 1993, tales como las modalidades de selección  de contratistas, son ellas: licitación pública, selección abreviada, concurso de méritos y contratación directa, cada una de ellas bajo unos criterios bien definidos en esta ley, que facilitan los procesos de contratación, ya que con la anterior ley se hacía dificultosa la contratación en algunos casos particulares, sobre todo aquellos relacionados con la menor cuantía y la capacidad de contratar por parte del cargo que desempeña el funcionario público.

 

Entre otros aspectos, se destaca en esta ley la facilidad para la contratación de consultores o proyectos, promoviendo la transparencia en dicha modalidad, como también, define exactamente en qué casos de puede contratar de forma directa, sin necesidad de ir a la licitación pública, con ello haciendo los trámites mucho más fluidos y fáciles de hacer, sin descuidar lo principios de la contratación, antes mencionados.

 

Además, se destaca las disposiciones relacionadas con el régimen de contratación  de las empresas industriales y comerciales del estado, entre ellas la Industria Militar y la Caja Promotora de Vivienda Militar y Policía. Como también la libertad de dictar sus propias disposiciones legales y reglamentarias aplicables a su actividad a empresas como Satena, Indumil, Sociedad Hotelera Tequendama, Cotecmar y la Ciac, pero se deben regir bajo “los principios de de la función administrativa y de la gestión fiscal de que trata los artículos 209 y 267 de la Constitución Política”. (REPÚBLICA DE COLOMBIA - GOBIERNO NACIONAL, 2007).

 

Es pertinente resaltar, que esta ley deroga de la Ley 80 de 1993 algunos apartes y artículos, como también algunos apartes y artículos de las leyes 789 de 2002, 828 de 2003, 454 de 1998, 99 de 1993, 161 de 1994, 182 de 1995 y las normas contrarias del Decreto 1900 de 1990.

 

2.  MORALIDAD VERSUS INTERES

 

El ser humano por principio es egoísta, eso quiere decir que para él priman los intereses personales sobre los intereses de otros, estos otros incluyen los intereses generales, es así, que para poder reflexionar sobre la moralidad en la contratación estatal indiscutiblemente interpretar al ser humano desde el contexto social y cultural.

 

Por lo tanto, la inmoralidad en los procesos de contratación está íntimamente relacionada con la corrupción, fenómeno muy ligado al sector público de todos los países, en algunos sistemáticamente institucionalizados, afectando dramáticamente la sociedad, el bienestar general, el erario público y por consiguiente el prestigio de los sistemas políticos, es así que “la corrupción se vincula a la parte ética de las personas, más que a las instituciones, dado que éstas, en su realidad, son organizaciones compuestas por servidores y servidoras de la sociedad”. (CAMPOS MONGE, 2007)

 

Socialmente los seres humanos son individualistas y recurren a los grupos únicamente cuando necesitan a otras personas para cumplir sus objetivos, es así como se puede interpretar que las personas en principio son egoístas, es decir los intereses personales priman sobre los generales, por consiguiente los servidores públicos se aproxima peligrosamente a la corrupción, “que lo concibe como el comportamiento que se desvía de las funciones naturales del cargo público para atender intereses privados…, obtener ganancias pecuniarias o posición social…” (MARTÍNEZ CÁRDENAS & RAMÍREZ MORA, 2006).

 

Pero frente a lo anterior, qué condiciones permiten o causan la corrupción en los servidores públicos, Martínez y Ramírez en su texto mencionan las siete principales causas de la corrupción en Colombia que propone Karol Gómez y Santiago Gallón en su libro ‘El Fenómeno de la Corrupción y su Influencia en la Economía Colombiana entre 1960 y 1999’, son ellas: la ineficiencia, alta discrecionalidad en las decisiones de los funcionarios públicos, el monopolio de servicios por parte del estado, baja probabilidad de ser descubierto, bajos salarios, baja sanción moral por parte de la sociedad y la burocracia clientelista al escoger empleados públicos.

 

Es así, como la Auditoría General denuncia nuevas formas de fraude en contratación pública en un estudio realizado por la entidad, en el 2009, refleja que el 42% de los hallazgos fueron en contratación estatal, por una cuantía superior a 1,6 billones de pesos, de los cuales no se alcanza a recuperar ni el 10% (Financieras, 2010).

 

Lo anterior demuestra que es en la contratación estatal donde se presenta la mayor probabilidad de casos de corrupción, mediante la ejecución ineficiente de los recursos públicos destinados a gastos de funcionamiento y de inversión, afectando los precios a la hora de contratar, ya que a la hora de contratar van inmersos los sobrecostos ocasionados por pago de sobornos a empleados públicos y a su vez afecta gravemente la inversión social elevando los precios transados con anterioridad.

 

3.  ENTORNO DE LA CONTRATACIÓN COLOMBIANA

 

Como se mencionó anteriormente, a pesar de que en Colombia existe una legislación en materia de contratación estatal, se puede decir que esta puede sufrir las modificaciones y ajustes que se hagan, el funcionario o servidor público siempre encontrará la manera de hacer fraude, debido a otros factores externos a la misma, que tienen que ver con el marco legal que la rige y la controla, ya que la “legislación es insuficiente, esto porque no se liga con otros ordenamientos de control, deja lagunas, sobretodo en control posterior…, y se deja muchas conductas sin sanción clara…” (CAMPOS MONGE, 2007).

 

Es como a los entes de control les toca ejercer la tarea de verificar y supervisar las actuaciones de lo servidores públicos, para ello tiene como marco legal el estatuto Anticorrupción, mediante la Ley 190 del 6 de junio de 1995, pero que a veces se queda corto en su alcance por dichos entes, debido a disponibilidad de recursos, tarea que debe ser complementada con la participación ciudadana, mediante los mecanismos que promueve la Constitución Política, tales como la tutela, la rendición de cuentas que deben hacer los entidades estatales a cualquier colombiano, las veedurías públicas, es así, como “la participación ciudadana exhorta a la transparencia en los procedimientos de contratación administrativa”. (CAMPOS MONGE, 2007)

 

Pero no basta lo dicho, es necesario que el estado mediante campañas culturales acabe con el paradigma de la corrupción, como medio licito admitido en la sociedad para hacer un dinero extra u obtener un puesto o mejor posición social, para ello es necesario inversión en tiempo y recursos, tales como programas educativos y de conciencia integrales y amplios hacia todos los contextos de la sociedad, que permitan modificar el gen meme de la corrupción dentro de la sociedad colombiana.

 

De esta manera se crea una cultura en la empresa privada como principal mecanismo de coacción para la corrupción estatal, con la intención de que se le adjudiquen contratos basado en el lucro que obtiene de éste, para poder injerir “o poder de adoptar una decisión de adjudicación en beneficio de un oferente determinado” (CAMPOS MONGE, 2007), mediante sobornos.

 

Además se pueden proponer atacar a fondo las siete causas principales de corrupción en Colombia, según Karol Gómez y Santiago Gallón, para ello Martínez y Ramírez en su texto proponen cuatro mecanismos, así:

 

1)     Reducir el número de transacciones en las cuales participan los funcionarios públicos.

2)     Reducir los beneficios derivados de cada transacción corrupta.

3)     Elevar la posibilidad de ser penalizados.

4)     Elevar las penas por corrupción.

 

Pero se quedan cortos los autores, al referirse al tema, ya que hay causas que no se abordan contundentemente, pues la ineficiencia se contrarresta mediante la creación de competencias en los servidores públicos y de la misma forma mediante mecanismos y normas claras para la selección de funcionarios mediante los méritos propios y no por delegación política.

 

Además, en el numeral 1 de los autores en mención, hay que entender que una forma de lograrlo es reducir la participación del estado en la prestación de servicios o entrega de bienes al ciudadano, pero de todas maneras hay algunos que no se pueden delegar a lo privado, como es la seguridad y la salud totalmente, en lo cual debe existir cierto monopolio, para contrarrestarlo se deben diseñar políticas de control eficiente en los sistemas de contratación.

 

De la misma manera, hay que construir escalas salariales acordes al cargo, que permitan tener servidores eficientes, que se blinden a los sobornos y deseos de obtener beneficios pecuniarios, pues si hay salarios bajos, no estarán los mejores y más capacitados ocupándolos y por el contrario buscará mejorar su mesada mensual de alguna manera.

 

III.    CONCLUSIONES

 

En Colombia existe una normatividad y marco legal vigente que regula y normaliza la contratación estatal, que permite guiar y controlar los procesos de contratación que hacen los servidores públicos, pero esa no es suficiente y eficaz sin la participación de los entes de control y de la ciudadanía en general, mediante los mecanismos otorgados por la Constitución Política.

 

Además, ella debe ser respaldada mediante un marco legal externo, como es el estatuto anticorrupción y las leyes que existen en Colombia que castigue de manera ejemplar el mal proceder de los servidores públicos, como también la sanción moral que debe imponer la sociedad.

 

El fenómeno de la corrupción hay que entenderlo desde el ámbito del contexto social, para ello hay que procurar por generar una cultura anticorrupción en todos los estamentos de las sociedad, mediante programas diseñados desde la academia y los principales factores socializadores del pueblo colombiano.

 

 

REFERENCIAS

 

CAMPOS MONGE, C. E. (2007). Contratación Pública y Corrupción. Ciencias Jurídicas, 171-218.

Financieras, N. (26 de Marzo de 2010). Auditor General Denuncia Nuevas Formas de Fraude en Contratación Pública. Bogotá, D.C., Colombia.

MARTÍNEZ CÁRDENAS, E. E., & RAMÍREZ MORA, J. M. (2006). La Corrupción en la Contratación Estatal Colombiana una Aproximación desde el Naoinstitucionalismo. Democracia , 148-162.

REPÚBLICA DE COLOMBIA - GOBIERNO NACIONAL. (16 de Julio de 2007). Ley 1150. Bogotá, D.C., Colombia.

REPÚBLICA DE COLOMBIA - GOBIERNO NACIONAL. (28 de Octubre de 1993). Ley 80. Bogotá, D.C., Colombia.

 
* Coordinador de Servicios Compartidos para el GSED del Ministerio de Defensa Nacional. Profesional en Ciencias Militares (Escuela Militar de Cadetes), Administrador de Empresas (Universidad Cooperativa de Colombia), Especialista en Alta Gerencia (Universidad Militar Nueva Granada), Especialista en Estado Mayor (Escuela Superior de Guerra), Especialista en Seguridad y Defensa Nacional (Escuela Superior de Guerra), Especialista en Administración de Recursos Militares (Escuela de las Armas y Servicios) y Candidato a Magister en Gestión de Organizaciones (Universidad Militar Nueva Granada). Correo electrónico: elias9918@yahoo.com.
Comentarios
aura220
aura220
muy interesante me ayudo en lo que buscaba
edwinsanchez
edwinsanchez
Gracias, Aura, me alegra que te haya sido de utilidad.
aura220
aura220
me ayudo en lo que estaba buscando muy bueno.


Comenta